champagne brands

Gobierno y agentes sociales retoman hoy la negociación para la reforma laboral con encuentros a tres bandas05/09/2005

Archivado en Noticias

Las reuniones se intensificarán durante el mes de septiembre para aclarar si existen posibilidades de acuerdo

Madrid

Gobierno, patronal y sindicatos retomarán mañana las negociaciones de la reforma laboral en lo que será el primer contacto tras las vacaciones de verano. El formato de este encuentro será distinto a los anteriores, pues esta vez estarán sentadas a la mesa las tres partes de la negociación y el número de reuniones se intensificará con respecto a la primera etapa.

Según explicaron el responsable de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, y el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, en septiembre se celebrarán diez sesiones de trabajo: dos por semana hasta mediados de mes y luego tres cada semana. Ferrer subrayó que con este calendario de trabajo debería bastar para detectar si existen o no posibilidades de alcanzar un acuerdo. De momento, dijo, tanto el Gobierno como los sindicatos y los empresarios han expresado su intención de tratar de conseguirlo, siendo conscientes de que hay diferencias que, por ahora, separan sus planteamientos.

Tanto Lezcano como Ferrer indicaron a Europa Press que el debate que se siguió en el “primer tiempo” de la negociación debe reconducirse y centrarse en lo verdaderamente importante, es decir, en cómo reducir la temporalidad y no en la manera de flexibilizar aún más el mercado de trabajo tocando, por ejemplo, los costes del despido.

El secretario de Acción Sindical de UGT insistió en este sentido en que las organizaciones sindicales no están dispuestas a asumir la generalización del contrato de fomento del empleo estable, una figura que se creó en 1997 para determinados colectivos y que incluye un despido más barato (33 días por año trabajado frente a los 45 días de los indefinidos ordinarios).

Para los sindicatos, este contrato debe mantener su naturaleza de “fomento” y estar dirigido sólo a grupos específicos de trabajadores con dificultades para acceder y mantenerse en el mercado laboral. El Gobierno fue el que propuso extender este contrato a todos los trabajadores, una medida que no ha sido mal acogida por la CEOE pero a la que se oponen CCOO y UGT.

El optimismo del Gobierno

Desde el Gobierno, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, se ha mostrado optimista de cara a esta nueva fase de la negociación de la reforma laboral. Caldera está convencido de que las tres partes sabrán poner sobre la mesa todas las medidas que sean necesarias para reducir la temporalidad, un indicador que, según ha reconocido varias veces tanto él mismo como el vicepresidente económico, Pedro Solbes, nunca podrá rebajarse hasta niveles europeos por las características estacionales de la economía española.

El proceso de diálogo social no acaba con la reforma laboral. Este mismo mes también empezarán las negociaciones para la reforma de las pensiones, se retomará el debate sobre la atención a la dependencia y se abordará la mejora del sistema de formación para el empleo.