champagne brands

El Gobierno propone prolongar la vida laboral retrasando la jubilación15/11/2005

Archivado en Noticias

La propuesta del Ejecutivo pretende elevar la vida laboral de los trabajadores y vincular la relación entre aportaciones y prestaciones. Para ello, prevé aumentar la edad mínima de jubilación anticipada hasta los 61 años, frente a los 60 actuales. Además, incentivará a los trabajadores para que sigan trabajando más allá de los 65 años. El documento ha sido entregado a patronal y sindicatos para su discusión en la mesa de diálogo social.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales emprendió ayer la marcha para la reforma del sistema de la Seguridad Social. El secretario general, Octavio Granado, anunció que la propuesta de reforma contiene “un amplio paquete de medidas, que no sólo afectan a la jubilación”. Es una reforma de gran calado. El objetivo es prolongar la vida laboral y estrechar la vinculación entre las aportaciones de los trabajadores al sistema con las prestaciones sociales que recibe. La propuesta incluye:

  • Pensiones contributivas. La propuesta mantiene en 65 años la edad legal de jubilación. El periodo mínimo de cotización se establece en 15 años efectivos. Trabajo propone crear un Observatorio de la Seguridad Social, integrado por la Administración y los agentes sociales, que “evaluará de forma permanente los problemas sociales y laborales”, explicó Granado. El órgano vigilará la relación entre aportaciones y prestaciones para garantizar la sostenibilidad del sistema.

  • Jubilación anticipada. Uno de los objetivos es retrasar la edad de jubilación efectiva, actualmente en 63,7 años. Para ello, pretende endurecer las condiciones por jubilación anticipada. La edad mínima para la prejubilación voluntaria se eleva hasta los 61 años, desde los 60 años actuales, y para “carreras muy largas”, apostilló Granado (se exige haber cotizado al menos 30 años). El Gobierno pretende unificar los requisitos de acceso a las prestaciones, “desde las 11 modalidades existentes actualmente a dos o tres”, afirmó Granado. La propuesta prevé que los trabajadores despedidos accedan con más facilidad a las prestaciones, que en la actualidad tienen más dificultades que los prejubilados.

    Para penalizar la jubilación anticipada, Trabajo establece los coeficientes reductores y rebajan la base de cotización en un 6,5% por cada año pendiente para la jubilación real, a los 65 años. Además, establece un tipo fijo del 1% y otro variable de 0,5% por cada año cotizado por encima de los 40 años. Las pensiones causadas antes del 1 de enero de 2002, fecha de entrada en vigor de la norma que regula la jubilación, se mejorarán para los trabajadores despedidos con más de 60 años, con una cotización de al menos 35 años.

  • Prolongación de la vida laboral. El Gobierno subraya la necesidad de aumentar los años de cotización. Para ello, incentivará a aquellos trabajadores que sigan trabajando con más de 65 años. Actualmente, tanto los trabajadores mayores de 65 años como las empresas que los empleen están exentos de las cotizaciones por contingencias comunes a la Seguridad Social, y además se benefician de un alza del 2% en su base de cotización por cada año adicional, con el límite de la pensión máxima (30.227,68 euros anuales). El texto pretende eliminar este límite para aquellos mayores de 65 años que certifiquen un mínimo de 35 años cotizados.

    Otra de las medidas para fomentar que los trabajadores continúen trabajando pasados los 65 años consiste en eliminar los coeficientes reductores si han cotizado más de 15 años. El borrador del Gobierno prevé ampliar las bonificaciones que ahora aplica a los contratados mayores de 60 años con una antigüedad de cinco a los trabajadores mayores de 59 años con contratos indefinidos. Actualmente consiste en una rebaja del 50% en la cuota por contingencias comunes.

  • Pensiones no contributivas. El Gobierno prevé elevar las pensiones mínimas de forma paulatina y se compromete a un alza del 26% respecto a 2004 al final de la legislatura. El secretario de Estado de la Seguridad Social explicó que con la nueva reforma se establecerá una pensión mínima específica a los huérfanos menores de 18 años que sufran una minusvalía de al menos el 65%.
  • Pensión de viudedad. El Gobierno revisará las pensiones de viudedad en “dos tiempos”. Acometerá una nueva definición de los beneficiarios, para adaptarse a las nuevas formas de familia que hay en la actualidad. El texto basa la prestación de viudedad en función de la dependencia económica de cada miembro de la familia, pero asegura un mínimo del 50% para el cónyuge en el momento del fallecimiento, en caso de divorcio previo.
  • Maternidad. El proyecto reitera la propuesta de conceder un permiso de una semana al padre una vez transcurrido el permiso de maternidad de cuatro meses. Además, reconoce el derecho de la prestación por maternidad a las trabajadoras autónomas en régimen de parcialidad.

La propuesta incluye medidas para mejorar la eficiencia y rentabilidad del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Además, prevé integrar en el régimen general de la Seguridad Social a los trabajadores incluidos en el régimen especial del hogar y a los trabajadores por cuenta ajena que pertenezcan al especial agrario.

Fuente: El Pais