champagne brands

MAPFRE planifica comprar aseguradoras locales11/12/2005

Archivado en Noticias

La reconocida empresa de seguros española MAPFRE, accionaria mayoritaria de la aseguradora La Centroamericana en El Salvador, está interesada en seguir obteniendo poder en la región.

Uno de los puntos estratégicos es adquirir más aseguradoras nacionales. La idea no sólo es crecer en Centroamérica, sino también localmente. Actualmente MAPFRE La Centroamericana está en la búsqueda de instituciones aseguradoras para comprarlas y así poder ser una de las empresas más grandes del país, sino la más grande.

“Aún no se pueden decir nombres, porque están todavía negociando con tres aseguradoras pequeñas, son compañías locales”, dijo el subgerente general de Operaciones, Gilmar Navarrete.

Señalaron que lo difícil del negocio es que hay dos vías, uno que quiera comprar y otro que quiera vender. “Todo depende de la viabilidad de ambos, que el negocio se pueda cerrar pronto o más lento”, manifestó Urrutia.

El director de la Asociación Salvadoreña de Empresas de Seguros (ASES), Raúl Betancourt, evitó brindar alguna opinión al respecto. Se disculpó a través de la oficina de relaciones públicas diciendo que en el tema de las negociaciones que hacían las aseguradoras entre sí, prefería no opinar y que lo hará a su debido tiempo y cuando todo fuera oficial.

Más centroamericanas

El subgerente general comercial de MAPFRE El Salvador, José Tulio Urrutia, confirmó que existe interés en adquirir acciones en al menos tres paí-ses de Centroamérica, ya que esa fue la idea inicial que invertir en el país y luego extenderse. Estos países son Costa Rica, Panamá y Guatemala.

“La meta es ver a Centroamérica como un todo, un mercado común y no como independientes”, explicó Urrutia, a tal grado que su interés es adquirir en todo el istmo al menos 200 millones de dólares en primas o contratos, sólo para iniciar.

Algunos expertos en el negocio del seguro, como el ex secretario de la aseguradora Anglosal, Héctor Hernández Turcios, no creen que el plan sea de expansión, sino de tener una cantidad de acciones suficientes como para que otra compañía más grande ponga sus ojos en ellos y venderla a un mejor precio. “No creo que la idea sea conseguir más poder en la región, esta es una estrategia para venderse bien”, argumentó.