champagne brands

El Parlamento Europeo atiende las propuestas del movimiento sindical16/02/2006

Archivado en Noticias

UGT manifiesta su satisfacción con la decisión del Parlamento Europeo (PE) de modificar, con una clara mayoría absoluta, la directiva de servicios o directiva Bolkestein en los términos defendidos por la Confederación Europea de Sindicatos (CES). Destaca así el excelente resultado de las movilizaciones emprendidas hace más de un año por el movimiento sindical europeo y la buena sintonía entre la CES y el Parlamento Europeo. Con la nueva directiva ganaremos todos los ciudadanos y los trabajadores de Europa.

La decisión del Parlamento Europeo, que por mayoría absoluta, casi el 55% de los diputados, ha rechazado la propuesta inicial de directiva de servicios “Bolkestein”, representa una buena noticia para todos los ciudadanos y trabajadores de Europa. Atiende así a las demandas del movimiento sindical europeo ante una propuesta que amenazaba directamente los logros del modelo social, y suponía un atentado a los derechos fundamentales de los trabajadores, al promover una armonización a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo.

El sindicato destaca que el resultado obtenido en la votación de hoy ha sido fruto de las movilizaciones que ha impulsado la Confederación Europea de Sindicatos, la última el pasado día 14 de febrero en Estrasburgo, en la que participaron cerca de 50.000 trabajadores de toda Europa. Según este resultado las principales reivindicaciones de la CES han sido atendidas:

  • No interferencia en el derecho laboral, particularmente en lo que se refiere al desplazamiento de trabajadores.
  • Respeto a la negociación colectiva y a las relaciones laborales de los Estados miembro.
  • Exclusión del principio de país de origen, con lo que el país de acogida tiene derecho a regular medidas de supervisión sobre los servicios prestados en su territorio.
  • Exclusión de la directiva de sectores sensibles como agencias de trabajo temporal y servicios de seguridad privada.
  • Exclusión de los servicios de interés general, como los de salud.

UGT espera que la Comisión, al igual que los gobiernos de los Estados
miembros de la Unión, respete esta decisión mayoritaria del Parlamento
Europeo y que la directiva final recoja estos contenidos. En estrecha
cooperación con la CES, se mantendrá alerta para asegurar la consolidación
de este éxito. El sindicato, por último, espera que este resultado sea
también un punto de inflexión que dé paso a un cambio de orientación en las
políticas y en las prioridades de la Unión Europea, imprescindible para
recuperar el apoyo y la ilusión de los trabajadores y los ciudadanos.