champagne brands

Mapfre deja de ser mutua para convertirse en gran multinacional30/05/2006

Archivado en Noticias

Mapfre quiere situarse en cinco años entre las diez primeras empresas españolas por capitalización bursátil, convertirse en una de las cinco mayores aseguradoras europeas de No Vida con presencia en todos los países, acelerar su expansión en EEUU y Extremo Oriente y consolidar su liderazgo en España y Latinoamérica. Ambiciosos objetivos que requerirán un volumen de inversiones y una capacidad de endeudamiento que su actual estructura mutualista no le permite conseguir: “Nuestro espíritu es ser una multinacional, y para conseguirlo es necesario el cambio”, ha asegurado el presidente de Mapfre, José Manuel Martínez.

Esa es la razón por la que la entidad ha dado un gran paso y ha comenzado su camino hacia la desmutualización. Pero no la única. Según fuentes próximas a la operación el motivo fundamental ha sido evitar los conflictos de intereses puesto que los inversores, sobre todo institucionales, siempre han visto el peligro de que se produjera un traspaso de beneficios desde la parte no cotizada a la cotizada dejando los mejores en la mutualidad. Estas fuentes aseguran que aunque la entidad pretendía evitarlo, el conflicto existía.

La operación

La nueva compañía se estrenará el 1 de enero de 2007 tras una compleja operación que se inicia con la cesión por parte de Mapfre Mutualidad de su cartera de seguros a una nueva sociedad, Mapfre Automóviles, que será la que desarrolle el negocio de seguros en el ramo de autos.

Como contraprestación, la Mutualidad recibirá acciones de Mapfre Automóviles, las cuales se aportarán a la sociedad Cartera Mapfre en la que previamente se habrán integrado todas las acciones de Corporación Mapfre, incluyendo sus participaciones en las sociedades que controla, entre las que están Mapfre América o el Banco de Servicios Financieros Caja Madrid-Mapfre.

Posteriormente Cartera Mapfre aportará a la Corporación a través de una ampliación de capital con aportaciones no dinerarias sus participaciones en las mencionadas filiales de forma que el activo de la Cartera queda integrado básicamente por las acciones de Corporación Mapfre, que pasará a denominarse Mapfre S.A. Todas las actividades empresariales estarán sometidas al control del mercado con lo que se consigue la transparencia que tantas veces ha demandado la Administración a las mutuas.

Según ha explicado el vicepresidente ejecutivo de Corporación Mapfre, Domingo Sugranyes, si la futura Mapfre S.A. hubiera existido en 2005 tendría, gracias a las aportaciones de la Mutualidad, 2.480 millones de euros más en primas, un 25% más que actualmente, y 211 millones más de beneficios, con un incremento del 80%.

Los máximos ejecutivos de Mapfre no han querido revelar el valor de capitalización que tendrá la futura Mapfre porque los bancos de inversión y asesores que participan en la operación, como Citigroup, Atlas Capital o Morgan Stanley, acaban de iniciar la fase de valoración, pero algunas fuentes, calculan que valdrá entre un 30% y un 40% más que ahora.

En un principio, el capital destinado a los accionistas externos de la nueva Mapfre no será demasiado, porque como consecuencia de la mencionada ampliación suscrita por Cartera Mapfre el porcentaje de capital de Mapfre S. A. que flote libremente será pequeño, pero se prevé que vaya aumentando hasta llegar al 49% a través de ampliaciones de capital a la que su principal accionista, la Fundación, no acudirá.

La Fundación es otra de las piezas claves de esta reorganización. Controlará el 100% de Cartera con lo que la entidad se blinda y podrá mantener “su independencia, su raíz española y su estabilidad institucional”, según el informe del Consejo.

El vicepresidente de la firma, Alberto Manzano, ha explicado que la gestión de la entidad corresponderá a su Consejo. La idea es que un tercio sean externos y que los ejecutivos no excedan de la tercera parte del total. El presidente de la Fundación y de Mapfre será el mismo.

Con estas premisas Mapfre inicia una etapa en la que mantendrá su alianza con Caja Madrid. Según Martínez, la entidad no se verá afectada, “se les ha informado por cortesía y están encantados con los cambios”.

Fuente: La Gaceta de los Negocios