champagne brands

1 de Mayo: Día Internacional del Trabajo30/04/2015

Archivado en Noticias

1 de Mayo: Día Internacional del Trabajo

 
El 1 de Mayo tiene que volver a ser un clamor contra la política económica que nos está empobreciendo. Las políticas de austeridad y recortes impuestas por los organismos económicos internacionales: BCE, Comisión Europea, FMI. Políticas acatadas por los gobiernos, en particular por el PP, plasmadas esas políticas en la Reforma Laboral de 2012, que han llevado a nuestro país a un desajuste de tal magnitud que se ha acuñado un nuevo termino laboral el de “los trabajadores pobres”, hay trabajadores/as que pese a tener un puesto de trabajo se encuentran debajo del umbral de la pobreza. A esta situación hay que añadir casi cinco millones de desempleados, un 23,7%, un desempleo juvenil del 51,8%, 1,8 millones de hogares con todos sus miembros en desempleo, los salarios han perdido entre 10 y 15 puntos (según las fuentes) de poder adquisitivo, seis de cada diez desempleados llevan más de un año en desempleo, hay un 44,3% de desempleados sin protección. Mientras la banca se jacta de un beneficio al cierre del primer trimestre de 2015 del 31%, 3.246 MM de euros más que en el mismo período de 2014.

En estas condiciones, nos amenaza el Sr. Draghi con otra reforma laboral, como mandato al próximo gobierno de España. Quieren un contrato único, que conlleve otra vuelta de tuerca al abaratamiento del despido. Lo presentan como fórmula para acabar con la dualidad del mercado laboral; es decir, extinguir los contratos con derechos y que todos los trabajadores seamos pobres de solemnidad. Estamos de acuerdo con que hay que acabar con la dualidad del mercado laboral, pero terminando con la precariedad y con los salarios de miseria.

La crisis del capital ha servido de excusa para trasvasar rentas del trabajo a rentas del capital, única fórmula que a los capitalistas se les ocurre para mantener sus tasas de beneficio; estas plusvalías que no son capaces de obtener en los mercados agotados por ellos mismos. Lo están haciendo esquilmando lo público a través de la privatización de la sanidad, la educación, las pensiones y todo lo que se les pone a tiro. Lo están haciendo gracias a la reforma laboral que ha dado todo el poder a los empresarios, mermando la capacidad de los sindicatos en la negociación colectiva. Y lo están haciendo a través de los regalos fiscales de todo tipo que el Gobierno del Sr. Rajoy hace cada viernes en Consejo de Ministros, por la vía de amnistías fiscales, bonificaciones y exenciones a las grandes fortunas, empresas y multinacionales. En paralelo a una “permisividad” y una actitud laxa de la fiscalía y el poder judicial, ante una grosera corrupción cuantificada en 30.000 defraudadores, de los cuales 715 son altos cargos.

Mientras tanto, 300 trabajadores y trabajadoras están siendo perseguidos y amenazados de carcel por el hecho de haber ejercido su legítimo derecho a la huelga: Acerlor, hostelería, John Deer, EADS, etc. El Gobierno utiliza la fiscalía para amedrentar a los trabajadores y atacar el derecho de huelga, una herramienta constitucional y legítima para la defensa de los derechos de los asalariados y del conjunto de la clase trabajadora.

Debemos de empezar a hablar de poner a las personas en primer lugar invirtiendo en políticas de bienestar, justamente lo contrario de lo que obliga el Art. 135.3 de la Constitución, artículo que hay que derogar. Es el momento de impulsar la inversión pública en proyectos industriales y cambiar el modelo productivo hacia el I+D+i, de dar valor añadido a los empleos en el sector servicios que se prestan a las empresas y a la sociedad, de poner como prioridad la creación de empleo con derechos de calidad, de perseguir a los paraísos fiscales y los evasores de impuestos, en lugar de ensañarse con los trabajadores.

Es el momento de derogar la Reforma Laboral y reforzar la negociación colectiva sectorial, recuperando la ultraactividad de los convenios, de subir el salario mínimo interprofesional, de retirar la reforma de las pensiones, de que el Gobierno saque sus zarpas de la “hucha de las pensiones”, de volver al consenso del Pacto de Toledo.

En definitiva, debemos de salir de la crisis de manera solidaria y sentar las bases para un desarrollo económico sostenible, integrador y equilibrado entre toda la sociedad, por eso hoy más que nunca los trabajadores y trabajadoras debemos unirnos y organizarnos para defender nuestros derechos, defendiendo nuestro Estado de Bienestar como elemento equilibrador para combatir las desigualdades sociales.

El 1º de Mayo es una fiesta de democracia ganada a la intolerancia, y la mejor manera de defender la democracia y las libertades es ejerciéndola. Por eso, os invitamos a participar en la Manifestación del 1º de Mayo.
 
 
Manifiesto 1 de Mayo 2015
 
Cuadro de Movilizaciones 2015