champagne brands

UGT DICE NO A UN CONVENIO REGRESIVO EN MAPFRE21/12/2018

Archivado en Acción Sindical

Mapfre y CCOO han firmado un nuevo convenio colectivo cuyo desenlace parece que ya estaba predestinado. La parte empresarial ha llevado en todo momento las riendas y el tempo en la negociación, con planteamientos y objetivos inflexibles más propios de una imposición de parte que de una negociación entre dos partes. La mayoría absoluta del sindicato firmante ha dificultado que UGT haya podido introducir sus propuestas de mejora, más allá de la implantación del horario flexible y no de la forma deseada, resignándose a ver cómo se firma un acuerdo que empeora y debilita a los trabajadores y trabajadoras, dejando las puertas abiertas a la empresa para poder hacer y deshacer a su antojo unilateralmente.

UGT quería tratar nuevos horarios que introdujeran mejoras de conciliación de la vida laboral y familiar, incluyendo cierre de oficinas directas los viernes por la tarde, flexibilidad y horarios más conciliadores en oficinas directas, mantenimiento de la jornada continuada, reducción de jornada anual, mejora en la clasificación profesional y carrera profesional más ligada a la formación continua, modificación del sistema de compensación por movilidad geográfica, subida salarial en relación al sector productivo (superior a lo finalmente pactado), etc.

Todas estas propuestas han quedado en el tintero, y UGT ha visto como la empresa ha modificado el texto a su antojo y el sindicato firmante lo ha secundado. Apostar por una representación de este corte ha dado buenos frutos a la empresa, pero no a los trabajadores y trabajadoras de Mapfre.

Definitivamente se han producido mermas en las condiciones laborales tales como; la eliminación de la jornada continua incrementándose en casi 50 horas anuales el tiempo de trabajo efectivo al término de la vigencia del Convenio; la introducción de una nueva clasificación profesional inconclusa e indeterminada; lo mismo sucede con la indeterminación de un posible cambio a niveles retributivos inferiores, ni a cuantas personas trabajadoras afectaría.

Muchos son los puntos que se han dejado abiertos y que deberían quedar cerrados en la negociación colectiva. UGT tiene claro que se podía conseguir más, que se debería haber negociado más y que todas las personas trabajadoras de Mapfre van a estar hasta 2021 bajo un convenio que empeora condiciones y que ha dejado puertas abiertas a negociaciones fuera de convenio, que afectarán a toda la plantilla. Lo peor de todo, que la empresa tiene la llave.

Pese a todo, UGT seguirá defendiendo los intereses de las trabajadoras y trabajadores de Mapfre Grupo Asegurador. UGT seguirá trabajando por revertir la mayoría absoluta de un sindicato que se intimida en las negociaciones y que vende derechos que no tienen precio. UGT, con más de 130 años de lucha obrera, no se ha cansado de reivindicar y lo seguirá haciendo en Mapfre.